Lea el informe completo aquí.

Un año después de que la Corte de Constitucionalidad ordenara al Ministerio de Energía y Minas que consultara al Pueblo Xinka, más de mil personas se movilizaron para denunciar las ilegalidades y la discriminación en el proceso.

RESUMEN

  • El proceso de consulta dirigido por el Ministerio de Energía y Minas (MEM) se basa actualmente en una decisión sobre el área de influencia de la empresa que se tomó antes de que se iniciara oficialmente la consulta, lo que pone en duda la legalidad del proceso actual.
  • El MEM continúa con las prácticas excluyentes y discriminatorias que condujeron en un principio a la suspensión del proyecto Escobal por parte de la Corte de Constitucionalidad, entre ellas no respetar los derechos de los Xinka a determinar cómo estarán representados en el proceso y celebrar reuniones sin su participación.
  • La Corte Suprema de Justicia no ha respondido a las reiteradas denuncias que el Parlamento Xinka ha presentado desde noviembre de 2018 sobre la falta de garantías procesales, la participación indígena y la discriminación.
  • Las quejas también incluyen acusaciones de tráfico de influencias contra el gobierno, dado que la empresa anunció avances en el proceso antes de que se notificara al Parlamento Xinka que había comenzado.
  • Paralelamente, el Parlamento Xinka ha enfrentado un fuerte aumento de las amenazas contra sus dirigentes y miembros de la resistencia, lo que ha socavado su seguridad y el carácter “libre” del proceso.
  • En agosto de 2019, el Parlamento Xinka apeló directamente a la Corte de Constitucionalidad debido a la falta de respuesta de la Corte Suprema de Justicia a sus quejas.
  • El 3 de septiembre de 2019, primer aniversario de la decisión de la Corte de Constitucionalidad, más de mil personas marcharon en la Ciudad de Guatemala para exigir que el alto Corte defendiera los derechos del pueblo Xinka.
  • Continuar la consulta sin el debido proceso o el pleno respeto e inclusión de los Xinka y su organización representativa pone en peligro su legalidad y legitimidad.
  • A menos que el proceso se reubique en la primera etapa – revisión del área de influencia de la mina- con una sólida inclusión y respeto del pueblo Xinka y del Parlamento Xinka, corre el riesgo de perder todo el apoyo social.